Código de Nuremberg, juramento hipocratico, código internacional de étoca medica

El Código de Núremberg
Recoge una serie de principios que rigen la experimentación con seres humanos, que resultó de las deliberaciones de los Juicios de Núremberg, al final de la Segunda Guerra Mundial. Específicamente, el Código responde a las deliberaciones y argumentos por las que fueron enjuiciados la jerarquía nazi y algunos médicos por el tratamiento inhumano que dieron a los prisioneros de los campos de concentración, como por ejemplo, los experimentos médicos del Dr. Josef Mengele.
El Código de Núremberg fue publicado el 20 de agosto de 1947, tras la celebración de los Juicios de Núremberg (entre agosto de 1945 y octubre de 1946). En él se recogen principios orientativos de la experimentación médica en seres humanos, porque durante el juicio varios de los acusados arguyeron que los experimentos diferían poco de los llevados a cabo antes de la guerra, pues no existían leyes que categorizaran de legales o ilegales los experimentos.
En abril de 1947, el Dr. Leo Alexander sometió a consideración del Consejo para los Crímenes de Guerra seis puntos que definían la investigación médica legítima. El veredicto del juicio adoptó estos puntos y añadió cuatro más. Estos diez puntos son los que constituyen el Código de Núremberg.
Entre ellos, se incluye el consentimiento informado y la ausencia de coerción, la experimentación científica fundamentada y la beneficencia del experimento para los sujetos humanos involucrados.
Los diez puntos son:
1. Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto humano. Esto significa que la persona implicada debe tener capacidad legal para dar consentimiento; su situación debe ser tal que pueda ser capaz de ejercer una elección libre, sin intervención de cualquier elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción u otra forma de constreñimiento o coerción; debe tener suficiente conocimiento y comprensión de los elementos implicados que le capaciten para hacer una decisión razonable e ilustrada. Este último elemento requiere que antes de que el sujeto de experimentación acepte una decisión afirmativa, debe conocer la naturaleza, duración y fines del experimento, el método y los medios con los que será realizado; todos los inconvenientes y riesgos que pueden ser esperados razonablemente y los efectos sobre su salud y persona que pueden posiblemente originarse de su participación en el experimento. El deber y la responsabilidad para asegurarse de la calidad del consentimiento residen en cada individuo que inicie, dirija o esté implicado en el experimento. Es un deber y responsabilidad personales que no pueden ser delegados impunemente.
2. El experimento debe ser tal que dé resultados provechosos para el beneficio de la sociedad, no sea obtenible por otros métodos o medios y no debe ser de naturaleza aleatoria o innecesaria.
3. El experimento debe ser proyectado y basado sobre los resultados de experimentación animal y de un conocimiento de la historia natural de la enfermedad o de otro problema bajo estudio, de tal forma que los resultados previos justificarán la realización del experimento.
4. El experimento debe ser realizado de tal forma que se evite todo sufrimiento físico y mental innecesario y todo daño.
5. No debe realizarse ningún experimento cuando exista una razón a priori que lleve a creer el que pueda sobrevenir muerte o daño que lleve a una incapacitación, excepto, quizás, en aquellos experimentos en que los médicos experimentales sirven también como sujetos.
6. El grado de riesgo que ha de ser tomado no debe exceder nunca el determinado por la importancia humanitaria del problema que ha de ser resuelto con el experimento.
7. Deben realizarse preparaciones propias y proveerse de facilidades adecuadas para proteger al sujeto de experimentación contra posibilidades, incluso remotas, de daño, incapacitación o muerte.
8. El experimento debe ser realizado únicamente por personas científicamente cualificadas. Debe exigirse a través de todas las etapas del experimento el mayor grado de experiencia (pericia) y cuidado en aquellos que realizan o están implicados en dicho experimento.
9. Durante el curso del experimento el sujeto humano debe estar en libertad de interrumpirlo si ha alcanzado un estado físico o mental en que la continuación del experimento le parezca imposible.
10. Durante el curso del experimento el científico responsable tiene que estar preparado para terminarlo en cualquier fase, si tiene una razón para creer con toda probabilidad, en el ejercicio de la buena fe, que se requiere de él una destreza mayor y un juicio cuidadoso de modo que una continuación del experimento traerá probablemente como resultado daño, discapacidad o muerte del sujeto de experimentación.

Texto del Juramento Hipocrático
«Juro por Apolo el Médico y por Esculapio, Higeía, Panacea y por todos los dioses y diosas, poniéndolos de jueces, que éste mi juramento será cumplido hasta donde tenga poder y discernimiento. A aquél que me enseñó este arte, le estimaré lo mismo que a mis padres; participará de mi mantenimiento y si lo desea participará de mis bienes. Consideraré su descendencia como mis hermanos, enseñándoles este arte sin cobrarles nada, si ellos desean aprenderlo.
Instruiré por precepto, por discurso y en todas las otras formas, a mis hijos, a los hijos del que a mí me enseñó, y a los discípulos unidos por juramento y estipulación, de acuerdo con la ley médica, y no a otras personas.
Llevaré adelante ese régimen, el cual de acuerdo con mi poder y discernimiento será en beneficio de los enfermos y les apartará del perjuicio y el terror. A nadie daré una droga que pudiese ser mortal aun cuando me sea solicitada, ni daré consejo con este fin. De la misma manera, no daré a ninguna mujer pesarios abortivos. Pasaré mi vida y ejerceré mi arte en la inocencia y en la pureza.
No cortaré a nadie ni siquiera a los calculosos, dejando el camino a los que trabajan en esa práctica. A cualquier casa que entre, iré por el beneficio de los enfermos, absteniéndome de todo error voluntario y corrupción, y de lascivia con las mujeres u hombres libres o esclavos.
Guardaré silencio sobre todo aquello que en mi profesión, o fuera de ella, oiga o vea en la vida de los hombres que no deban ser públicos, manteniendo estas cosas de manera que no se pueda hablar de ellas.
Ahora, si cumplo este juramento y no lo quebranto, que los frutos de la vida y el arte sean míos, que sea siempre honrado por todos los hombres y que lo contrario me ocurra si lo quebranto y soy perjuro.
Texto Adaptado del Juramento Hipocrático
En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad.
Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento a que son acreedores.
Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones.
Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí.
Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos.
No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase.
Tendré absoluto respeto por la vida humana, desde su concepción.
Aún bajo amenazas, no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad.
Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor.

CÓDIGO INTERNACIONAL DE
ÉTICA MÉDICA
DEBERES DE LOS MÉDICOS EN GENERAL
• Mantener siempre el más alto nivel de conducta profesional.
• No permitir que motivos económicos influyan en el ejercicio libre e independiente
del juicio profesional de sus pacientes.
• Dedicarse a proporcionar un servicio médico competente, con plena independencia
técnica y moral, con respeto y compasión por la dignidad humana, en todas las formas
de práctica médica.
• Tratar con honestidad a pacientes y colegas, y esforzarse por denunciar a los
médicos débiles de carácter o deficientes en competencia profesional, o a los que
incurran en fraude o engaño.
Se considera conducta no ética lo siguiente:
* la publicidad hecha por el médico, a menos que esté autorizada por la leyes del
país y el Código de Ética Médica de la asociación médica nacional.
* el pago o recibo de cualquier honorario u otro emolumento con el sólo propósito
de obtener un paciente, recetar, o enviar a un paciente a un establecimiento.
• Respetar los derechos del paciente, de los colegas y de otros profesionales de la
salud, y salvaguardar las confidencias de los pacientes.
• Actuar sólo en beneficio del paciente cuando preste atención médica que pueda
debilitar la condición mental y física del paciente.
• Obrar con suma cautela al divulgar descubrimientos o nuevas técnicas, o
tratamientos a través de canales no profesionales.
• Certificar sólo lo que él ha verificado personalmente.
DEBERES DE LOS MÉDICOS HACIA LOS ENFERMOS
• Recordar siempre la obligación de preservar la vida humana.
• Dar a sus pacientes todos los recursos de su ciencia y toda su lealtad. Cuando un
examen o tratamiento sobrepase su capacidad, el médico debe llamar a otro médico
calificado en la materia.
• Guardar secreto absoluto de todo lo que se le haya confiado, incluso después de la
muerte del paciente.
• Prestar atención de urgencia como deber humanitario, a menos de que esté seguro
que otros médicos pueden y quieren prestar dicha atención.
DEBERES DE LOS MÉDICOS ENTRE SI
• Comportarse hacia sus colegas como él desearía que ellos se comportasen con él.
• No atraer los pacientes de sus colegas.
• Observar los principios de la “Declaración de Ginebra”, aprobada por la Asociación
Médica Mundial.
Adoptado por la 3ª Asamblea General de la Asociación Médica Mundial Londres, Inglaterra, octubre 1949,
última enmienda la 35ª Asamblea Médica Mundial Venecia, Italia, octubre 1983.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Lectura para comentar en clase

Saludos mis alumnos, esta lectura la vamos a emplear, por favor ayudenle a sus compañeros que no cuentan con internet , sin mas que decir aqui esta la lectura tomada del diario en linea “el porvenir.mx”, Saludos.

Acusan a EU de experimentar con guatemaltecos
Sábado, 02 de Octubre de 2010

Inoculan enfermedades de transmisión sexual, conocidas como ETS, a cientos de soldados, presos, prostitutas y enfermos mentales.

Guatemala, Gua/Notimex.- El presidente Álvaro Colom calificó como delitos de lesa humanidad la práctica de experimentos científicos fallidos de Estados Unidos con guatemaltecos entre 1946 y 1948 y le exigió una aclaración de los hechos y el resarcimiento.

El gobernante dijo a periodistas que, en una situación a todas luces “espeluznante” y “desagradable”, Estados Unidos realizó una serie de experimentos científicos con guatemaltecos, al parecer sin consentimiento de las víctimas.

Los experimentos fallidos, efectuados entre 1946 y 1948, llevaron a inocular enfermedades de transmisión sexual, conocidas como ETS, a cientos de guatemaltecos, entre soldados, presos, prostitutas y enfermos mentales, indicó Colom.

Puntualizó que este tipo de experimentos “pueden considerarse como delitos de lesa humanidad y Guatemala se reserva el derecho de la denuncia oportuna ante las instancias internacionales correspondientes”.

Colom señaló que creará una comisión que investigará los hechos y luego, con base en los resultados del estudio, estaría en condiciones de exigir el resarcimiento económico de Estados Unidos para los familiares de las víctimas.

El gobernante reveló que fue notificado por la secretaria estadounidense de Estado, Hillary Clinton, de los hechos ocurridos entre 1946 y 1948 a cargo de científicos de Estados Unidos que impulsaban investigaciones relacionadas con la salud pública.

Apuntó que “los investigadores y expertos conocían del trabajo, la naturaleza y lo antiético de la investigación, aunque estamos conscientes que no es una política de Estados Unidos”.

El gobierno condenó en un comunicado “los experimentos médicos fuera de la ética profesional realizados en Guatemala entre los años 1946 y 1948, por los cuales ha pedido perdón esta mañana la secretaria de Estados Unidos, Hillary Clinton”.

No obstante, señaló que “valora la hidalguía del gobierno de Estados Unidos al dar a conocer estos hechos y reconoce que los sucesos ocurrieron bajo órdenes de autoridades diferentes a las actuales”.

El procurador de los Derechos Humanos, Sergio Morales, coincidió en que se trata de delitos de lesa humanidad que por su naturaleza continúan vigentes y se pueden sancionar legalmente, aunque llamó la atención sobre el “valor” de Estados Unidos para reconocer el crimen.

El titular de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, Nery Morales, afirmó por su parte que los hechos son graves, por lo cual “no basta con pedir perdón” y el gobierno de Washington debe resarcir económicamente a familiares de las víctimas.

En el comunicado se explicó que la cancillería de Guatemala recibió la víspera “informaciones sobre experimentos llevados a cabo en Guatemala entre 1946 y 1948 por el doctor John Cutler, oficial médico del Servicio Público de Salud de Estados Unidos”.

“La información fue recabada por la profesora Susan Reverby, del Wellesly College, quien descubrió archivos antiguos cuando llevaba a cabo una investigación histórica en el Estudio Tuskegge de Sífilis no Tratada”.

Según los reportes preliminares, como parte de los experimentos se inoculó a unos mil 500 guatemaltecos con ETS como sífilis, chancroide y gonorrea, sin contar con su consentimiento y sin recibir posteriormente el tratamiento médico adecuado



Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Nuevamente a clases

Hola, reciban un cordial saludo de mi parte, este sitio es creado para los alumnos de segundo semestre del colegio de Bachilleres del Estado de Chihuahua Plantel 12, los grupos que van a ser parte del blog son los siguientes: 201, 202 y 205.

Espero que se trabaje verdaderamente con seriedad y sobre todo con responsabilidad.

Saludos!!!

Lic. Josvi Abdiel López Alvidrez

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized